'
Mi Espacio en ElementRH, "Altruismo"

Mi Espacio en ElementRH, "Altruismo"

Aug 18, 2017

LA RECOMPENSA COMO MOTOR DE CAMBIO

¿Qué es lo que verdaderamente podemos denominar altruismo? ¿Existen los verdaderos actos desinteresados? Mucho tiempo le he dado vueltas a estos cuestionamientos intentando encontrar un solo ejemplo de un acto completamente desinteresado, un buen acto hecho por alguien que no esperara absolutamente nada a cambio. Sin embargo, mi mente siempre llegaba a la misma conclusión: no hay actos completamente desinteresados. Y justo cuando estaba al borde de perder la esperanza en la buena naturaleza del ser humano, llegó la respuesta para reafirmar mi convicción de que el hombre es capaz de hacer cosas buenas por las razones correctas.

Entendí que el altruismo no consiste en no recibir absolutamente ninguna recompensa. Si fuera así, no puedo pensar más que en la indiferencia, lo que podría ser uno de los grandes antagonistas del altruismo. El verdadero acto altruista consiste en que la recompensa que se recibe es menor al sacrificio que se hizo para poder ayudar al otro. Además, dicha recompensa no es el centro del acto en sí, sino uno de los resultados de haber sido humano con los humanos.

El deseo de sentirnos bien, la búsqueda de una recompensa no le quita valor al acto, al contrario, es el motor que impulsa al hombre a seguirse dando a los demás: la experiencia de dar al otro incluso aquello que “no nos sobra” pone al ser humano en contacto con una parte de sí mismo que le permite valorarse y saber que es capaz de hacer cosas que logran la diferencia. Si bien un sólo acto no define nuestras vidas, un montón de pequeños actos, por más simples que sean, van formado un elaborado tejido de buenas acciones que termina por convertirse en un gran cambio.

Hablo de todo esto porque se me ha dado la oportunidad de desarrollarme en un área en donde todo se trata de encontrar formas de generar un cambio real, en una empresa que me pide no sólo un comprobante, sino donde se me exige que lo que haga tenga un verdadero impacto en la sociedad en la que vivimos y gracias a la cual seguimos existiendo. Donde se me ha pedido que vea, en primer lugar, por el bienestar de las personas, sin olvidar el cuidado de nuestro medio ambiente y la vida animal, así como luchar contra los paradigmas que tratan de alejarnos como empresa de ser cercanos a las personas que colaboran con nosotros.

Cada día me queda más claro que podemos hacer actos altruistas esperando a que otro lo reconozca, pero entonces seguimos sintiéndonos incompletos. Yo trabajo en un lugar en donde lo primero siempre será brindar una ayuda de calidad, acto que se ve posteriormente recompensado, recompensa que agradecemos pero que no se nos vuelve indispensable para sabernos verdaderamente capaces de ser ejemplo para otros, enseñarles que es posible ser profesionales sin pasar por encima del otro.